La pérdida del amor

Hola que tal, bienvenido a otro artículo de clínica de duelo y pérdida. Como cada semana escribo un artículo relacionado con el proceso del duelo. Esta vez quisiera hablarte de como los sentimientos hacia el otro pueden cambiar e incluso desaparecer, en este post hablaré ampliamente del amor y de la pérdida del amor.

La pérdida del amor

Penas en común

Este mes se festeja el día de san Valentín (el día del amor y la amistad en México). Por lo que me parece apropiado hablar de este tema. Al igual que todos enfrentaremos a la muerte, muchos de nosotros en algún momento nos hemos enfrentado (o nos enfrentaremos) este otro tipo de pérdida: la del amor.

No es raro que durante la vida una persona se enfrente a una separación (o varias). Muy lejos quedan esas historias animadas de Disney en donde los protagonistas viven felices para siempre. Todas las parejas enfrentaran problemas. Algunas enfrentaran pequeños problemas y mientras que otras enfrentaran serias dificultades.

No hacer una guerra al amor

El que toda pareja enfrente dificultades, y el mencionar que no todo es color de rosa no significa que el amor no existe. El amor es parte de la humanidad.

Ya se amor el amor paternal, filial, romántico o de amistad. La capacidad de amar está impregnada en todos nosotros. Es parte de nuestra humanidad. Es algo que constantemente estamos buscando ya sea consiente o inconscientemente.

Todos queremos amar porque es necesario para una buena vida.

 

El amor es uno de los grandes motores que todos tenemos. Grande poetas, músicos y generadores de historias encuentran en el amor su musa. Desgraciadamente su contraparte: el desamor o la pérdida del amor también es otro de nuestros motores.

El amor está en el aire (y en todo lo que hacemos)

Hablar de amor es hablar de todo. Es el tema que con el que más ríos de tinta han corrido. Para nosotros el amor significa un sentimiento positivo relacionado con el afecto hacia otros. Existen otros tipos de amor, un amor familiar, un amor por lo trascendental (religioso), un amor a la actividad y al trabajo.

El amor romántico es ese tipo de amor que inmediatamente relacionamos. Es el que cada uno experimenta o desea experimentar con su pareja. Es el que todos tenemos presentes. Y uno de los que más malestar y sufrimiento genera cuando se pierde.

Donde alguna vez hubo amor…

No es raro que un fuerte sentimiento de amor se transforme en otro tipo de emociones desagradables. Puede convertirse en una tristeza profunda o un odio potente. Todos esos sentimientos y emociones están dentro de nosotros. A veces solo es necesario una chispa para que todo estalle.

Tenemos que ser honestos con nosotros mismos el amor intenso y constante no dura toda la vida, muchas veces confundimos el amor con el enamoramiento. El amor como tal cambia y se adapta. Es duradero y puede ser para toda la vida, pero no en la misma forma.

El amor es como un ser vivo que necesita ser alimentado y que también cambia. Si no es así corre el riesgo de morir y desaparecer.

La pérdida del amor

A veces el amor, termina. Por más que deseemos hacer algo, por más esfuerzos que hagamos, se corre el riesgo de que se pierda.

Esto es especialmente importante en las relaciones de pareja. En donde no solo es una persona, sino dos personas las que entran en juego, cada una con sus respectivos deseos, metas y sus propias emociones.

El conocer este riesgo, el saber que a veces por más cosas que hagamos el amor puede desaparecer no nos debe evitar el luchar por él. Hacer cosas cada día para favorecer que persista o vuelva a crecer.

Me sorprende con la facilidad que actualmente los matrimonios se separan y se divorcian, e incluso que no desean casarse. Información de INEGI en México nos muestra lo siguiente:

Entre los años 2000 y 2015 el monto de divorcios aumentó 136.4%, mientras que el monto de matrimonios se redujo en 21.4 por ciento.

Creo que todos nosotros tenemos que tomar conciencia de las acciones que realizamos. De aquellas cosas que tenemos que hacer para que el amor no termine. Trabajar en conjunto con nuestras parejas para seguir construyendo una buena relación. No darse por vencido tan rápido.

Darse cuanta cuando ya no existe amor

A pesar de que tenemos que hacer nuestro mejor esfuerzo, a veces no es suficiente. Sobre todo, cuando un miembro de la pareja ya no desea seguir luchando.

Para otras parejas incluso es recomendable la separación por salud mental de ambos, esto es de particular importancia cuando existe violencia; la cual nunca debe de ocurrir en una pareja y en una familia.

El darse cuenta de que ya no existe amor, puede incluso causar alivio. Nos permite organizar mejor nuestra vida, y planearla de manera diferente. Aunque sea un momento doloroso para nuestra vida, el darnos cuenta de que ya no existe amor, nos permite iniciar un duelo por la pareja pérdida.

El duelo nos permite poder recuperarnos y continuar con nuestra vida.

 

Muchos no desean sufrir este duelo, viven en una constante negación, lo que hace que el proceso se alargue más de lo necesario. Por lo que su vida, y sus otras relaciones también se ven afectadas.

¿Qué hacer ante la pérdida del amor?

¿Cómo podemos disminuir el malestar? ¿Cómo seguir con mi vida? Son algunas de las preguntas que más frecuentemente me hacen.

La respuesta es al mismo tiempo fácil y compleja. Como en otros duelos, aquellos recuerdos y personas formaran parte de nuestra vida. No los podremos olvidar (incluso no es recomendable hacerlo).

El no olvidarlos no significa seguir sintiendo lo mismo por el otro. No significa seguir viviendo con odio, añoranza o tristeza. Significa que formaron parte de nuestra vida. Que esas experiencias nos dejaron cosas malas; pero también cosas buenas.

Tenemos que integrar al otro en forma completa, con su aspectos negativos y positivos. Pensar que en algún momento las parejas deciden estar juntas y eso fue por alguna razón. Implica poder aceptar los aciertos y errores de los otros y de la misma manera los propios.

Los pasos por seguir son los siguientes en estos casos son:

  1. Aceptar que la relación ha terminado
  2. Vivir su respectivo duelo
  3. Poder integrar lo vivido a nuestra historia de vida
  4. Proseguir con nuestra vida

Una última recomendación

Si las cosas no se pueden solucionar, o sientes que están estancados: Busca ayuda. Una terapia en conjunto (terapia de pareja) puede ser beneficiosa de muchas maneras, no solo para arreglar los problemas, sino también para darse cuenta a tiempo que las cosas ya no se pueden arreglar, y evitar que se sigan lastimando.

Con esta última recomendación me despido. Espero que este articulo te haya sido de utilidad, y no olvides en compartirlo con aquellos a los que les pueda ser de utilidad. ¡Saludos y hasta luego!

 

 

2 comentarios en “La pérdida del amor

  • Felicidades por compartir sus comentarios y conocimientos.Me abren la mente y cada vez se que debo de tener más herramientas para salir adelante. Yo soy gericultista y he acompañado a bien morir a 22 personas, duele pero los entrego con gratitud.

    • Hola que tal María, gracias por sus palabras. Una muy buena labor que tu realizas, espero que cada vez actividades como la tuya sea mas conocidas por la comunidad. Aquí en México son pocas la personas que tienen acceso a este tipo de apoyo. Saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.