La temporalidad en el duelo

Hola que tal, bienvenidos a otro artículo del blog de clínica duelo y pérdida. Esta es la primera publicación de este año, esta vez quisiera hablarte de la temporalidad en el duelo.

La temporalidad en el duelo

Si quieres saber a que me refiero sigue leyendo. Recuerda si tienes alguna duda o quisieras hablar conmigo puedes dejarme un comentario al finalizar este post o bien me puedes contactar en el formulario que encontraras es esta página.

La temporalidad

Hace unas pocas semanas fue el cambio de estación. Este inicio de invierno nos trajo un clima con un frente frío del que todavía no salimos. Además, el frío se acompañó de los típicos resfriados (en casi toda la familia).

Mientras que muchos de nosotros iniciamos con el invierno, para nuestros amigos del sur están por comenzar el verano. ¿Qué contrastes no? Mientras yo estoy en mi casa con mucho frío imagino que en otras partes del mundo tienen un clima más agradable (al menos con un poco de calor).

Quizá te preguntes de que viene este pequeño comentario del clima y que tiene que ver con el duelo. Esto es debido a que muchos aspectos de la vida trascurren por temporadas. El duelo es una etapa más de la vida por la que todos hemos pasado o pasaremos.

La temporalidad en la vida diaria

Muchos momentos de la vida trascurre por etapas. Estas etapas nunca se detienen, el mundo sigue girando. De la misma forma que cada año tendremos una consecución de estaciones: primavera-verano-otoño-invierno-primavera-etc. Hay otras situaciones que suceden en forma similar:

  • Los días y noches
  • Los ciclos de vida en la familia
  • La educación (los años escolares)
  • El duelo
  • El desarrollo de los niños

Algunas situaciones son cíclicas (como las estaciones o el día o la noche) mientras que otros son lineales (como lo es la educación o el desarrollo humano). Otros son de poca duración (como el día y la noche) y algunos pueden tener una larga duración (como las estaciones o el duelo).

Ya sea cíclico o lineal o bien de corta o larga duración las etapas o ciclos nunca se detienen.

 

La percepción de los ciclos.  

Uno de los mayores problemas es nuestra percepción. Las personas solo podemos tener conciencia de nuestro presente. El pasado al no ser modificable solo permanece como recuerdos, mientras que el futuro al no existir aun solo queda como posibilidad.

El problema recae en que somos muy malos para tener en cuenta el pasado o el futuro.

Nuestra percepción del presente, pasado y futuro

Nuestros recuerdos del pasado a veces no suelen ser exactos, somos muy buenos para tener en cuenta emociones intensas tales como una fuerte alegría o bien tristeza o pena. Al contrario, somos muy malos para tener en cuenta la temporalidad.

Regresando al ejemplo del clima: yo y mi esposa recordábamos el invierno pasado como con mucho calor (comparado con este). En mi mente están unos meses de enero y febrero que parecían que no fuesen invierno. Sin embargo, es poco probable que fuese así todo el invierno.

Algunos incluso me han comentado: “no te acuerdas el día tal…, o la reunión tal… que hizo mucho frio”. Si revisara las temperaturas del invierno pasado, observaría que también hubo días muy fríos y otros no (al igual que este invierno que también ha tenido días calurosos). Sin embargo, mi percepción es esa y es difícil de cambiar.

Con el futuro nos pasa algo similar. Podemos llegar a pensar que una emoción durara por mucho tiempo. Imaginamos que no podremos aguantar, sin embargo, al igual que con el pasado, somos muy malos para predecir como estaremos en otro momento.

Nos pasa por ejemplo cuando no queremos hacer algo que nos incomodará (como ponernos una inyección o pensamos que pasará cuando los hijos se vayan de la casa y me quede soló). Sin embargo, una vez sucede (muchas veces) resulta que no era tan malo como lo pensábamos y que no duraba tanto tiempo como lo pensábamos, o bien no era como imaginábamos.

Temporalidad en el duelo

Al igual que otros ciclos de la vida el duelo tiene sus etapas. Cada una de las etapas es precedida por una y le sigue una más.

Estas etapas no se pueden eliminar, adelantar, acortar o alargar. Cada etapa dura lo que tiene que durar y se siente como se debe de sentir.

 

Cada una de las etapas por las que trascurre el duelo es totalmente personal y única. Un duelo no se vive de la misma forma por diferentes personas, aun en la misma familia. Incluso una misma persona no vivirá el duelo de la misma forma en diferentes momentos de su vida.

El duelo tiene un inicio (cuando perdemos a alguien), una duración (que va de los 6 a 24 meses) y un final: cuando podemos continuar con nuestra vida. Es importante recalcar que finalizar un duelo no significa olvidar a nuestro ser querido, sino poder volver a ser felices o al menos emocionalmente estables.

Tenemos que tener en cuenta nuestra percepción tanto de nuestro pasado como de nuestro futuro. Generalmente nos enfocamos solo en las cosas negativas, y pensamos que en el futuro nos seguiremos sintiendo igual, cuando no es así para la mayoría de las personas.

Cuando hay problemas con la temporalidad

Cuando existe alguna interrupción con cualquier etapa del ciclo, se generarán problemas. Al igual que existen problemas si un niño detiene su etapa de crecimiento, una familia no se adapta a los cambios que viene con cada etapa o bien las estaciones se descontrolan (por lo del calentamiento global) habrá alguna clase de consecuencias.

Cuando las etapas de duelo son interferidas por algún evento. Ya sea que no se presente, se acorte o se alargue, esto podrá generar alguna clase de problemas al que tendremos que hacer algo para solucionarlo.

Intentar realizar algún cambio o bien buscar ayuda.

 

¿Qué te ha parecido este articulo?

Me gustaría saber que piensas al respecto. No olvides de suscribirte a la comunidad de duelo y pérdida, lo puedes hacer en este enlace si aún no te has suscrito, en este 2018 les estoy preparando algunas sorpresas.

¡Saludos y hasta la próxima!

2 comentarios en “La temporalidad en el duelo

  • Buen día Dr. sus artículos son de mucha ayuda para mi proceso del duelo, ya hace un año y un mes de la partida de mi esposo, pasé fechas muy duras como la navidad… pero ahora después del año siento mucha tristeza, lloro mucho, lo extraño en cada rincón de mi casa. Me siento desorientada, sin ánimo de nada. Es normal tener estas etapas? Gracias

    • Hola que tal Astrid. El duelo es un proceso muy variable, par algunas personas puede llegar a ser muy largo. Existen momentos en donde el dolor se exacerba como en fechas importantes o aniversarios luctuosos. Lo mas importante es que el malestar no sea todo el tiempo y especialmente que disminuya paulatinamente. Si esto no sucede (si el malestar es constante y no disminuye) tenemos que pensar otras opciones como el buscar ayuda profesional, espero haber sido de ayuda. Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.