La soledad ante la muerte

Hola que tal, bienvenido a otra publicación de clínica duelo y pérdida. Como cada semana te presento un tema relacionado con el proceso del duelo. Está vez quisiera hablar acerca de la soledad ante la muerte. Espero te sea de utilidad.

La soledad ante la muerte

¿Qué es la soledad?

La definición de soledad es muy sencilla: carencia de compañía. Sin embargo, en la vida cotidiana la soledad se puede vivir de muchas formas distintas, y en momentos diferentes en nuestra vida.

Existe una soledad “real” en donde practicante no existen personas disponibles a las quien acudir. También existe una soledad percibida en donde a pesar de que existan personas a nuestro alrededor es como si no hubiese nadie.

La soledad puede ser sentida como algo temporal, en momentos de crisis, como lo es el duelo. O bien, puede enraizarse dentro de una persona originando una soledad persistente o crónica.  

La soledad en el ciclo de vida

En distintos momentos de la vida estaremos más o menos acompañados. Es común que los bebes y niños siempre estén rodeados de personas, que los ayudan o les apoyan en sus necesidades.

Existen casos extremos en donde los niños se encuentran muy solos y nadie cumple con sus necesidades. Este es muy problema social que requiere mucha atención.

Conforme vamos creciendo en la edad escolar van aumentado nuestras redes sociales. Conocemos más gente en la escuela, solemos hacer amigos (algunos de los cuales permanecerán con nosotros toda la vida).

Después de los años escolares los grupos sociales se van haciendo más pequeños y la red de apoyo se vuelca hacia la familia. Hacia la pareja e hijos.

No siempre hay familia disponible (sobre todo cuando la familia es muy pequeña), cuando esto sucede otras personas deben sustituir a esa familia, estas sustituciones pueden ser de amigos, compañeros de trabajo o acompañantes de una religión.

Una de las etapas críticas de vida es la tercera edad, desgraciadamente muchos de nuestros padres y abuelos se encuentran solos. Sobre todo, se sienten solos. Otro problema social del que nos tenemos que hacer cargo.  

En otro post había hablado de nuestras redes de apoyo (aquí el enlace) en donde habló de con más profundidad de estas redes sociales.

No siempre la soledad es mala

Algunas ocasiones necesitamos estar solos. Ya sea para reflexionar, hacer lo que nosotros queremos o simplemente para tener nuestro espacio.

En este sentido la soledad no es mala, podemos decir que cumple una función. Aunque parezca extraordinario a veces la soledad puede ser útil.

Todos en algún momento necesitamos tiempo para nosotros mismos. A veces simplemente para no hacer nada (para dormir o ver televisión).

Las dificultades aparecen cuando esta soledad se convierte en aislamiento. Sobre todo, se genera un problema cuando el estar solos no tiene ninguna función. En vez de ayudarnos (por ejemplo, para reflexionar) se genera un espiral de malestar en donde cada vez nos sentimos peor y esto a su vez nos dificulta resolver la soledad.

La soledad ante la muerte

Uno de los eventos de nuestra vida en donde la soledad se puede recrudecer es la pérdida de un ser querido.

La muerte de una persona cercana despierta en nosotros respuestas tanto emocionales y pensamientos. Además, se presentan conductas específicas para cada persona. No siempre son las mismas, y no todos responden de la misma manera (aunque sean los miembros de la misma familia).

Una de las conductas que se pueden presentar es la búsqueda intencionada del aislamiento.

Este aislamiento puede ser un reflejo del mundo interno de la persona en duelo. “Me siento solo y reflejo esa soledad”. La soledad que se siente tiene relación con la pérdida del ser querido, no importa cuántas otras personas se encuentren alrededor: Falta esa persona.

Ese faltante puede doler y sentirse mucho

 

Tenemos que recalcar que la soledad no necesariamente es mala. Tiene una función y esta función se tiene que respetar. Algo similar que ocurre con la tristeza. Estas reacciones hacen que la persona se repliegue dentro de sí.

Para algunos es un paso necesario para poder proseguir con el duelo. Conseguir un impulso para enfrentar lo que viene adelante.

¿Cuánto tiempo debe durar este sentimiento? No existe una duración establecida de lo que cada uno debe de sentir, ni cuanto tiene que durar. Se considera que cada emoción en cada persona dura lo que tiene que durar. Cada uno tiene que respetar las reacciones de su propio duelo, así como las reacciones de los demás,

Sin embargo, tenemos que estar alertas a cuando la soledad se convierta en un problema, ya que en ese caso tenemos que ponernos en acción y hacer cosas que nos puedan ayudar a superar esta etapa.

Cuando la soledad se convierte en un problema

Como comentaba más atrás en el texto, la soledad deja de ser buena cuando deja de cumplir una función. Cuando la soledad crea una espiral que finaliza en el aislamiento.

Esto genera un circulo vicioso, la soledad inicial sobrepasa el tiempo que debería durar. Esto impide que las personas alrededor se puedan acercar y aunque lo hagan se siente como si no lo hicieran ya que se crea una barrera alrededor de la persona en duelo.

Esta barrera solo recrudece la soledad haciendo que las barreras se hagan más fuertes y difíciles de cruzar.

 

Es importante señalar que estas barreras no solo no permiten que los demás se puedan acercar, también impide que la persona en duelo pueda acercarse y ayudar a los demás. Esto acarrea más problemas porque la soledad se expande en una misma familia.

¿Cómo mejorar la soledad?

Existen muchas acciones que la persona puede implementar para comenzar a resolver la soledad, algunas de las recomendaciones pueden ser sencillas mientras que otras pueden ser un verdadero reto, considerando que se tienen que derribar “muros” (algunos de ellos muy fuertes).

Algunas de estas recomendaciones son:

  1. Aceptar las invitaciones a salir que los demás nos hagan (aunque al principio tengamos que forzarnos a ello).
  2. Pequeños pasos para salir, quizá con pocas personas de mucha confianza y a lugares tranquilos.
  3. Hablar, hablar y hablar: de lo que sea, no necesariamente de la persona ausente.
  4. Aceptar lo que sentimos y mencionarlos a los demás, a veces necesitamos la opinión y el consejo de los demás.
  5. Ser más pro-activo: tal vez ser nosotros tengamos que proponer lo que queremos. Pedir por ejemplo que alguien nos acompañe cementerio o bien a otras actividades distractoras como al cine o de compras.

Motores para modificar la soledad

Finalmente, me gustaría comentarte dos grandes motores para evitar la soledad: la confianza y ayudar a los demás.

Estas dos acciones son recetas que todos podemos realizar y que sería enriquecedor, especialmente cuando se presente la soledad en el duelo.

Tenemos que re-aprender a confiar en los demás. La sociedad cada vez es más aislada y existe menos cercanía. Las malas experiencias en el pasado también afectan la confianza, sobre todo si nos hemos sentido traicionados.

Sin embargo, si podemos recuperar la confianza en los demás las barreras a nuestro alrededor se debilitarán y podremos cruzar con facilidad.

Otro de los factores sumamente importantes es el poder ayudar a los demás. Aunque nos sintamos totalmente solos y asilados, todas las personas tenemos la capacidad de ayudar a los otros.

Este es de especial importancia en el duelo en donde muchas personas se ven afectadas. El ayudar y apoyar a los demás haría que las barreras desaparezcan por completo y podremos ayudarnos a nosotros mismos.

Hacer algo más

Si la soledad no cede por ningún motivo, o vemos que nuestro ser querido se hunde cada vez más en la soledad y el aislamiento es importante buscar ayuda profesional. Ya que se tienen que descartar que se sufra un duelo complicado, o bien alguna otra patología como una depresión.

¿Qué te ha parecido este articulo? Me gustaría saber qué opinas al respecto y sobre todo quisiera pedirte algo ¿conoces alguna otra forma de evitar la soledad? Me gustara escuchar opciones que hayan servido a cada uno. Puedes dejarme un comentario en este articulo 🙂 

¡Un saludo y hasta la próxima!

5 comentarios en “La soledad ante la muerte

  • a mi me ayudo mucho el cuidar de mis nietos y aparte me dio por la jardinería, el hablar con la semilla y ver su desarrollo fue algo maravilloso y mas cuando vi el fruto de este pasatiempo saboreando un rico jugo de maracuyá, aparte me encanta escribir y eso aparte de ayudarme he ayudado el estado de animo de mis amigos que leen todo lo que pongo. te agradezco tus publicaciones que comparto porque hay momentos que es bueno volver a leerlos.

    • Hola que tal Rocio. Los bienes materiales son un reflejo de tu interior. Cuando estés lista para poder continuar con tu vida los artículos personales disminuirán su importancia y otras cosas como los recuerdos o las historias incrementaran su valor. Puede ser una buena practica empezar a modificar cosas en la casa, sobre todo cuando ha pasado mucho tiempo. Cualquier otra cosa sigo a tus ordenes. Saludos!

  • Uy bueno estoy en ese proceso de aceptación lo que no puedo cambiar busco herramientas para la tristeza y el vacío q me dejo mi madre mi muñeca linda y a veces. Mi chica dificil q ella sabia como le decia leer mucho me hace bien gracias por sus publicaciones mi madre lleva 6 dias con hoy 28 de mayo 2018 q murio 🙁 se q ya no sufre de todas sus condiciones de salud y pienso q esta descansado con mi padre hermano y sus padres q sonó dias antes morir con su madre q le cocino un fri ca se de pollo me dijo ella y q despertó rapido vuela alto madre mia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.